martes, 26 de agosto de 2008

Crisis, Productividad e Innovación



Leo con interés la entrevista a Roland Berger, Presidente de la empresa de consultoría estratégica del mismo nombre, publicada en El Pais Negocios, este domingo (www.elpais.com/articulo/empresas/Espana/tiene/problemas/estructurales/elpepueconeg/20080824elpnegemp_2/Tes) y no puedo evitar extrapolar el impacto de algunas de sus afirmaciones al sector turístico español.

Doy un primer respingo con la lectura del titular. “España tiene problemas estructurales”. El Sr. Berger se refiere aquí, en genérico, a nuestra dependencia – para el crecimiento y para el empleo - del sector de la construcción, además de la falta de flexibilidad laboral, el incremento de costes laborales que no va acompañado de incrementos significativos de la productividad, la falta de formación, infraestructuras o innovación.
Creo que con unos matices mínimos, todos estos puntos son aplicables al sector turístico, incluido el de la dependencia del desarrollo de la construcción, ya que considero que una de las debilidades estratégicas más importantes de nuestro producto como receptivo – principalmente en las costas e islas – es que hemos desarrollado destinos en base a impulsos inmobiliarios, que luego hemos salido a vender (O digo mejor. Que luego hemos despachado a los contratadotes de los tour operadores), en vez de diseñar y construir para satisfacer oportunidades a medio y largo plazo en demanda y en mercados específicos.
Cuando Roland Berger vaticina la duración de la crisis hasta el 2010 o 2011, me surge la siguiente pregunta. En un entorno cada vez más competitivo y complejo, en donde la cobertura del folleto del tour operador y su distribución de plazas de avión ya no es suficiente para tener una presencia relevante en el mercado. ¿En qué situación nos encontramos para competir y mantener un nivel claro de liderazgo sectorial?

El segundo grupo de reflexiones del Sr. Berger van en la línea de los incrementos de los costes laborales con una productividad estática que nos hace perder competitividad de forma continuada – sobre todo en aquellos productos turísticos más comoditizados.
Aquí el escenario competitivo de los próximos años se presenta todavía menos halagüeño: Incremento de costes laborales – que no parece que se vayan a poder parar; mantenimiento – en el mejor de los casos – de la productividad; una caída de la demanda debido a la crisis, acompañada de un incremento de la rivalidad entre destinos, sobre todo en las actividades de promoción, marketing y distribución; una caída de los márgenes – el bajón de la demanda y el incremento de los costes de los vuelos, dejan muy poco espacio para mejorar los márgenes operativos. Un escenario como este en cualquier empresa de cierta envergadura tendría a todo el equipo de dirección trabajando sobre planes y alternativas para mitigar los riesgos y explotar las oportunidades que pudieran surgir en este entorno. Qué tendrá que ocurrir en nuestro sector para que se impulsen estos procesos?

Se atreve Roland Berger con algunas propuestas de actuación para palira los efectos de esta crisis, y también aquí podemos aplicar casi en su totalidad sus sugerencias al sector turístico:
* Incremento cero en los costes laborales acompañados de un incremento significativo de la productividad.
* Inversiones públicas y privadas en infraestructuras e INNOVACION
* Apuesta decidida por convertirnos en un centro de desarrollo del talento y la formación profesional
Si ponemos en relación estos puntos con los desafíos estratégicos mencionados anteriormente, vemos que productividad, formación y talento, podrían ser consecuencias o resultados de la implantación de unos planes estratégicos que revisen la realidad del sector, y que se centren en convertirnos en un referente mundial en la promoción, marketing y distribución turística. E incluso, por qué no, en líderes en el desarrollo y la gestión de productos y destinos turísticos.
Todo eso es INNOVACION. A todo eso es a lo que animo, empujo y provoco, desde este blog, desde mis conferencias y clases, o mis participaciones en eventos empresariales.
No movernos en esta dirección lo único que hará será prolongar la agonía de un modelo de comercialización turística obsoleto, y un modelo de desarrollo de productos y destinos turísticos altamente mejorable.

El Plan Horizonte 2020 (www.turismo2020.es/) debiera ser un buen punto de partida, y ofrece un marco más que apropiado para ello… Tendremos el liderazgo político y sectorial para darle una oportunidad? Ya veremos a la vuelta del verano…

5 comentarios:

Manuel Colmenero Larriba dijo...

Querido amigo
Creo que a veces las crisis no son del todo malas si sirven para reflexionar y aplicar medidas a las cosas que no se hicieron bien, pero a veces pierdo la fe viendo ese empuje que también mi amigo Joan Gou (http://receptivocostabrava.blogspot.com/2008/07/crisis-socorro-y-ventaja-competitiva.html)hizo mención.
Quizas nos faltan empresarios. Hasta le fecha hemos tenido gestores y creo que nos faltan empresarios, que marquen estrategias y las sigan con todas sus consecuencias.
Cuando doy clases y conferencias, me desanimo, lo confieso tengo la sensación de moverme en foros donde esa inquietud emprendedora parece que brilla por su ausencia. Pero como tu, creo que no hay otro camino que el del emprendimiento, y tal vez ahora haya llegado el momento para avanzar y ver como empresas publicas y entes privados se ponen manos a la obra para salvar la que ha sido hasta ahora nuestra principal industria.
Yo creo en el talento del sector, pero a veces ese talento debiera esparcirse a otros sectores, la transversalidad del turismo creo que asi lo requiere.
Espero nuestros deseos se cumplan

Alfonso Castellano dijo...

Gracias Manuel,
Me enciendes la luz en un concepto que yo no estaba teniendo lo suficientemente en cuenta en este contexto. La capacidad emprendedora, como germen previo a la capacidad de innovar.
Creo además que tu dicotomía entre gestores y empresarios puede dar mucho juego también. Es más, lo voy a convertir en elemento central de alguno de mis próximos posts.
Me honra que sigas con interés el blog y confío en poder mantener la relevancia y el rigor en los análisis.
Abrazos,
Alf

Manuel Colmenero dijo...

Es lo que creo que nos falta, aceptar el riesgo ¡¡¡
No solo por parte de los empresarios, sino tambien de los politicos, todo el mundo desea jugar a ganar... y debieramos saber que la vida es incierta pero hay que marcarse estrategias para intentar que esta sea lo menos convulsa posible y cualquier empresa (en el sentido de aventura) sea publica o privada deviera adptar esta actitud. Quizas por eso los paises punteros son los que tienen una cultura del riesgo genetica. Aqui a veces la comodidad nos adormece y vivir el dia a dia, nos hace no pensar en el largo plazo
Enemigo de cualquier estrategia.
Y sabes que tus post siempre tendran interés....
Eres persona lucida y con criterio.

edu william dijo...

buenas! alfonso, manel, les dejo este enlace de este post que creo que viene a colación de lo que dice manel.

cuanto menos es paara reflexionar: hay cultura emprendedora? donde falla si no es asi? ayuda los sistemas de estudio?

abrazos
edu

Alfonso Castellano dijo...

Gracias Edu!

Me he leído el post que propones, y creo que nos trae todavía más material de reflexión.
Lo voy a procesar todo y a hacer un post que sea un poco como lanzar una pregunta a esa conciencia sectorial en la que nos podemos/debemos convertir, desde nuestras humildes atalayas blogueras.

Abrazos,
Alf