miércoles, 10 de septiembre de 2008

Innovación y Cultura Emprendedora



A lo largo de mis posts anteriores he tratado de generar una reflexión sobre una serie de cambios radicales que alteran completamente las bases sobre las que hemos construido nuestro liderazgo turístico, como destino, y como referente en grandes empresas hoteleras en una línea de producto muy específica – el hotel de playa de 4 estrellas para clientes de tour operador en media pensión o en todo incluido.

Estos cambios nos ofrecen oportunidades, pero la falta de liderazgo político y sectorial nos puede llevar a una situación en la que cada vez seamos menos relevantes en el panorama turístico internacional. Y no porque se pueda producir un colapso en la calidad de nuestro producto/s turístico/s, sino mediante un declive continuo y sin retorno, que primero erosionará de forma definitiva los márgenes de nuestros negocios, para posteriormente irnos metiendo en una espiral de decadencia. Creo que todos podemos comenzar a ver – afortunadamente de forma aislada – algunos signos claros de estas dinámicas.

Creo que la única respuesta posible es la de la innovación, tanto en nuestro enfoque estratégico, como en el papel que representemos en un sector cada vez más globalizado.

Esta INNOVACION debe incluir necesariamente los siguientes elementos:
• Un enfoque radicalmente nuevo en el MARKETING – Y de forma concreta en la forma en la que PROMOCIONAMOS nuestros destinos, productos y empresas (clientes y gestión de marcas y proposiciones). Además las capacidades de COMERCIALIZACION y de FIDELIZACION tanto en persona como online son claros diferenciadores.
• El soporte a la creación de nuevas empresas no dependientes de las dinámicas del modelo de touroperación tradicional, con una base de marketing y sobre todo tecnología que contribuya a mejorar el punto anterior.

Hasta aquí pocas novedades con mis posts anteriores. Estas vienen de la mano de Manu Colmenero y de Edu William, y los comentarios que han hecho en este blog, y que me han llevado a la siguiente reflexión. Si hablamos de FUTURO, además de los elementos estratégicos. Cuáles son los factores que darán lugar a una cultura emprendedora que actúe como germinadora de ideas y generadora de empresas turísticas para el liderazgo del siglo XXI?

Todos los que de una forma u otra estamos relacionados con la Universidad, las escuelas de negocios o con los recién graduados cuando se incorporan al mundo laboral, nos quejamos de la enorme falta de ambición, de la huída sistemática de todo lo que huela a riesgo, de la aspiración a una vida profesional predecible y con no demasiado esfuerzo.
Todo esto, natural y afortunadamente tiene notables excepciones, pero es cierto que el tono general de las nuevas generaciones que se incorporan al sector, a pesar de ser ya nativos digitales, no deja demasiado espacio para el optimismo.

Tras estar en contacto directo con multitud de emprendedores tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos en los últimos años, hay algunos elementos objetivos que tienen una influencia decisiva en el desarrollo de las capacidades emprendedoras, y sobre todo en una cultura en la que sacrificarse por sacar adelante una idea y convertirla en una empresa VALGA LA PENA. Algunas de estas podrían ser:
1. El entorno familiar favorece, apoya, valora y reconoce el que los hijos desarrollen sus propias iniciativas.
2. El mundo académico impulsa mediante proyectos y ayudas de todo tipo, el que se desarrollen empresas y dan tanto o más valor a esto como salida profesional, que a una carrera corporativa.
3. Hay una receptividad en el mundo financiero para apoyar y hacer suculentos negocios con la capacidad de innovación, frescura, sacrificio y pasión de los jóvenes emprendedores.
4. Las empresas valoran mucho la experiencia en el desarrollo de un negocio propio como el mejor de los currículos… Y además apoyan y se benefician de este microtejido empresarial, mediante acuerdos, alianzas y compras de estas empresas.
5. El estado da todas las facilidades burocráticas o al menos intenta interferir lo mínimo posible.
6. La sociedad valora el espíritu emprendedor y el reconoce el valor del joven empresario en su vertiente de contribución social en creación de empleo, dinamización sectorial, innovación y competitividad.
En definitiva, todo lo que hace que asumir riesgos tenga premio. Si el proyecto es un éxito, porque será capitalizado generosamente por el emprendedor… Y si sale mal, porque recibirá todos los reconocimientos, tanto para arrancar una nueva iniciativa, como para aprovechar la experiencia en una carrera corporativa.

En términos pragmáticos. Podrían darse todos estos factores a corto plazo en nuestro entorno, de forma que pudiéramos aprovechar la ventana de oportunidad que se nos presenta en nuestro sector?
Probablemente no en su totalidad. Pero. Quién no está de acuerdo en que cambios significativos en los números 2, 3, 4 y 5 de la lista anterior, sólo requeriría de un poco de voluntad y compromiso dentro del sector turístico, y sin embargo el impacto inmediato podría ser más que notable?

3 comentarios:

FoodWineTours dijo...

Querido Alfonso, primero de todo agradecerte que me menciones en tu post, es un halago que me llega hondo.
Creo que hay algo que tambien debieramos fomentar y es que la sociedad vea a los emprendedores con admiración aunque fracasen.
En Estados Unidos las empresas valoran mucho mejor a los candidatos que han intentado crear su propio camino, no ven como a fracasados a los que han intentado crear su propia empresa por enesima vez, todo lo contrario.
En nuestro país la envidia siempre ha sido un lastre genetico... nunca nos fijamos o no nos importa saber cuanto esfuerzo han puesto en conseguir sus propias metas. Ahora todos admiramos a Ferran Adrià... pero lucha por conseguir que admiren solo a su persona sino a su país, las pasó "canutas" tambien sufrió por pagar las nominas y salir para adelante... quien se acuerda de ello?
Solo el...
Os recomiendo veias si podeis este video...creo que es sumamente ilustrativo
http://gastronomicum.ning.com/video/video/show?...
Os confieso que hace mucho tiempo que llevo de cabeza escribir un libro para explicar mis experiencias profesionales como emprendedor...
Queria titularlo : "El largo y tortuso camino hacia el éxito, con el subtitulo, exito no es hacer lo que a uno le gusta, sino amar lo que uno hace".
La verdad es que se han producido muchas cosas comicas durante estos años, que creo podrian servir de ayuda a todo aquel que desee aventurarse a una piscina en medio del tormentoso océano....
Un buen amigo mio el Sr.Joan Tugores Quer me dijo una vez que en la Universidad tenian un problema (el era entonces el rector de la UB) que cuando empezaban los estudiantes las carreras todos tenian un sueño, ser empresarios, al cabo de tres años solo soñaban en ser funcionarios o trabajadores de La Caixa.
Malos augurios tenemos si La Caixa solo fichase personal con mentalidad de funcionarios... con todos mis respetos para los que son funcionarios, seguro hay muchos que realizan su trabajo con ahinco, responsabilidad y dilación.
Pero a veces eso no siempre es así... o al menos no es la imagen que todos tenemos.
Quizas debieramos revisar nuestra educación y no me refiero solo a la que se imparte en los centros docentes. Todos somos educadores y todos debieramos aspirar a poder vivir de nuestras ideas o de nuestros sueños
Utopico, pero que seria de la humanidad sin la utopia?
os recomiendo esta lectura
http://artesaniaenred.blogspot.com/2008/09/educacin-en-tiempos-de-clera.html

Alfonso Castellano dijo...

Gracias por otra magnífica contribución Manel! Tus vivencias personales son muy interesantes e ilustrativas, y el vídeo de Ferrán Adriá es magnífico, y nos debe hacer a todos ser humildes al tiempo que apasionados!
Abrazos,
Alf

Eva Gonzalez dijo...

Alfonso, como usuaria de los servicios turísticos, te dejo un par de comentarios, sobre todo porque amo viajar y con la situación actual desde el año 98 no pude volver a realizar ningún viaje fuera de mi país por el factor económico. Creo que falta mucha creatividad en la parte comercial para atraer y fidelizar ya que la oferta promocional es muy grande y hay mucha competencia.
Para tus comentarios te dejo mis consideraciones punto por punto:
1.No siempre el entorno familiar favorece, por el contrario, cuando los padres son muy absorventes y les pagan todo hasta los 25 años, difícilmente esos nuevos profesionales sepan de carencias y valoren algunas cosas del negocio.
2.Hay una herramienta muy potente que lo académico no brinda y es la iniciativa propia, el motor para caer y volver a surgir a pesar de.
3.El concepto de juventud que abarca jóvenes de 21 a 25 años es obsoleto, creo que ya la juventu se está extendiendo y estamos dejando de lado mentes privilegiadas con actitud muy emprendedora innata.
4.Las alianzas crean beneficios, pero hay que estar siempre dando y recibiendo para que funcione, promocionar a quienes nos promocionan, apoyar a quienes nos mencionan y dar a conocer factores motivantes de quienes nos motivaron alguna vez, esas son las verdaderas alianzas, el compartir y promover en nuestras propias redes y con nuestros recursos.
5.Con esto no opino porque hay pros y contras en todos lados, siempre.
6.La sociedad valora lo que conoce y rechaza lo que desconoce, cuántos individuos has escuchado diciendo ¡yo no podria ser emprendedor! Y te aseguro que ante una circunstancia adversa nadie lo piensa y sale a buscar el mango como dicen en mi país.
Buena semana!