domingo, 7 de diciembre de 2008

Una "Tormenta Perfecta"?



Tormenta perfecta es la expresión referida al momento en el que una serie de fenómenos que individualmente tendrían un efecto perturbador limitado, se dan de forma simultánea – e inesperada – con lo que se genera una situación de extrema gravedad y de muy complicada solución.

A lo largo de los últimos años, ha habido una serie de factores que de forma gradual han ido afectando negativamente al sector en España y con ellos han tenido un impacto significativo en nuestro modelo de destino.

Algunos de ellos han sido:
* Incremento progresivo de los costes operativos y consiguiente pérdida de competitividad en el producto vacacional más comoditizado.
* Debilitación del modelo de charter y touroperación.
* Ausencia de capacidades de marketing y distribución capaces de adaptarse rápidamente a los nuevos escenarios turísticos globales.
* Dificultad en la ruptura de la temporalidad.
* Fragmentación de esfuerzos promocionales que han dado lugar a campañas ineficaces y a una progresiva confusión sobre nuestras propuestas esenciales y marcas principales.
* Cambio acelerado de los hábitos de consumo de los turistas.

A todo ello tenemos que sumar ahora, una contracción de la demanda por la recesión económica en nuestros principales mercados, que llevará a una caída adicional de precios y ocupaciones a lo largo del 2009; una dificultad en la financiación de los negocios, y progresivamente de las instituciones – sobre todo en los ayuntamientos turísticos que llevan años financiando presupuestos exuberantes gracias a la plaga del ladrillo; y una mayor orientación a la racionalización por parte de tour operadores, charters y compañías de bajo coste, que implicará recortes de capacidades y rutas.

Ello nos hace pensar que a lo largo de los próximos meses, los destinos y los proveedores locales – hoteles, coches, autocares, ocio – se enfrentarán a la situación más compleja de la historia. Y posiblemente con muy pocas herramientas a su alcance.

Una situación de tormenta perfecta no es gestionable. La sensación general es, primero de parálisis, seguida del pánico en el que toda la actividad se concentra en el “sálvese quien pueda”.

Un empresario, propietario y gestor de uno de los mayores grupos empresariales de Canarias, me comentaba hace algunos meses, mientras tratábamos de poner nombre a los nubarrones que se aproximaban al negocio. “No se cómo habría que definirlo exactamente, pero está claro que es muy serio, y que ya no podemos evitar que nos golpee”.
Me acordaba de esta conversación cuando escuchaba a Javier Gómez Navarro, ex Ministro de Comercio y Turismo, y actual Presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, que comentaba acerca de la situación de desconcierto y confusión en la que había encontrado a los empresarios turísticos en su último viaje a las islas.

Esta reflexión no pretende ser un diagnóstico científico. En todo caso, una aproximación desde una perspectiva más visual para establecer un punto de partida para la acción.
Mucho menos me atrevería a proponer recetas, aunque hay dos o tres líneas de acción que hoy más que nunca se hacen imprescindibles, y que debieran quedar fuera de toda discusión o debate:
* El desarrollo de una estrategia NACIONAL, institucional y privada, de desarrollo de PRODUCTO, MARCA y PROMOCION, que en cascada marque los puntos básicos en los que enganchen los planes directores autonómicos y locales. Esto nos permitiría definir cómo queremos competir en los próximos 50 años y qué pasos tendríamos que comenzar a dar de inmediato.
* La búsqueda de fórmulas de concentración de esfuerzos por parte de los destinos y sus actores principales, fundamentalmente en las áreas de marketing y tecnología, que permitan mejoras radicales en la comercialización y la fidelización de nuestros visitantes.
* La obsesión por la INNOVACION como la base de la reinvención de nuestras propuestas. Innovación que tendría que actuar en estrategias, modelos de negocio, procesos operativos y productos o servicios.
* La aparición de líderes políticos y sectoriales capaces de aglutinar voluntades, intereses y recursos, con una clara orientación transformacional, y no el usual y socorrido recurso a los paños calientes.

Soy consciente de alguna iniciativas en marcha, desde Turespaña/Segittur, Cámaras de Comercio, CEHAT/ITH, etc… A todos la mejor de las suertes – la vamos a necesitar! Y la petición de que su orientación inicial tenga dos objetivos claros e innegociables – El diagnóstico más completo y crudo posible, y la generación de los líderes necesarios para capitanear con éxito los planes que surjan. Sólo con la consecución de estos dos objetivos, tendríamos el 50% del problema encaminado.

4 comentarios:

Joan Gou i Campamar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joan Gou i Campamar dijo...

Apreciado amigo,
Suscribo tu análisis, fruto sin duda por ser conocedor del sistema y la navegabilidad de aguas conocidas, casi siempre en condiciones optimas situación que propicia ( al empresariado) no tener en cuenta los factores del entorno como son las "tormentas".

En este caso, avalando cada uno de los subrayados de tu post, mi recomendación es siempre la misma, "vuelta a lo básico".

Una vez situados donde estamos, Canarias como cualquier destino de sol y playa ha cometido los errores en la DISTRIBUCION, por las razones históricas que los que estamos en el sector sobradamente conocemos, es el momento de sumar esfuerzos y crear las herramientas necesarias para estar presentes en los mercados “junto” a los operadores o frente a ellos, que tradicionalmente los han abierto y desarrollado a lo largo de tantos años.

Es fundamental un cambio de visión por parte de los empresarios, anteponiendo el destino al negocio particular (no es fácil) pero la situación facilita que este ejercicio pueda llevarse a cabo.

Si a esta ensalada de pocos componentes, se la sabe aliñar con el aderezo adecuado de algún "complemento" como tu, estoy mas que convencido que Canarias volverá a ocupar el lugar que le pertenece de liderazgo, mas allá de ranking.

Vaticino que el próximo ejercicio será bueno, muy bueno, somos el Outlet mejor posicionado del mediterráneo, aunque a veces la miopía empresarial impida su normal evolución.
Un cordial saludo.

David dijo...

Estando de acuerdo plenamente con tus comentarios, me temo que la solución nos es de todo punto ajena, por mucho que nos pese. Ajena por la miopia dirigente que solo busca la justificación más que la solución. Como bien comenta también Joan Gou en su comentario, mi parecer es que debemos presentar nuestras particularidades empresariales desde un segundo plano, primando la imagen global del destino. Si tenemos una imagen de marca (global) atractiva, una vez con el cliente decidido, podremos vender más facilmente nuestro producto individual localmente(cada empresa). Nadie va a viajar a Canarias, Barcelona,Madrid,... solo por la imagen de un hotel. Vendrán porque les atrae un conjunto. Y si existen muchas personas interesadas en el destino, entonces podremos vender hoteles, transportes, actividades,...
Parece que las clases dirigentes, sean del color que sean, solo se ocupan de elaborar Grandes Planes, estudios, Campañas globales para justificar su actividad, pero de forma autónoma, inconexa, sin contar realmente con los integrantes y, al fin y al cabo, oferentes de los productos finales. Si lo que reciben los visitantes no tiene nada que ver con lo que se vende desde las campañas institucionales, flaco favor le estamos haciendo a nuestra imagen, haciendo que este gasto promocional sea inútil. Debería integrarse a los oferentes de servicios y productos en la elaboración de estas campañas, hacerles participes y que las sientan como suyas, integrando esta imagen global en sus respectivos negocios. Además debería existir un control para que la calidad esté dentro de ciertos estándares y que se avance en la misma dirección respecto a objetivos y medios. Por ejemplo si se vende ecología y nadie vela por que las empreasas lo sean, las imagenes que se presentan son contradictorias.
Esta dejadez en cuanto a unidad de esfuerzos, la comento de la experiencia, ya que llevo un tiempo intentando crear una oferta de servicio ecológico, innovador, sencillo y singular, pero nadie a nivel local, regional o nacional responde a mis llamadas. Teniendo todo preparado (incluso financiación), no pido nada, más que alinear mi producto con las imagenes que cada corporación quiera proyectar, por lo que solo quiero escuchar sus propuestas e integrarlas sin coste para ellos, pero no hay manera. Eso es lo que les solicito y ni siquiera responden. Y no es cuestión de que el producto no les guste, ya que aún no se lo he presentado a nadie. Es sencillamente que no creen importante la integración vertical de la imagen global. Solo lanzar grandes proyectos de lo que les gustaria ser, sin preocuparles de como llegar a eso. Encontrarse con esta soledad, a pesar de la existencia de infinidad de Grandes textos de políticas de desarrollo Turístico, primando teoricamemte la innovación y ecología, que se quedan solo en el papel, hace que muchos emprendedores perdamos parte de esa iniciativa y motivación. En mi caso, yo pensaba iniciar la actividad en abril 2009 en Barcelona, Madrid, Sevilla y Valencia, pero me lo he replanteado a solo una ciudad, dada la falta de interés por colaborar (aun sin conocer la idea). Por ello, como decía al principo, mientras no percibamos esto como un problema conjunto con soluciones conjuntas, poco podemos hacer desde nuestro esfuerzo aislado y personal.
Un saludo

Alfonso Castellano dijo...

Gracias por vuestro interés en este blog - Joan y David.

Parece que se han suscitado dos debates paralelos - uno en Hoteltur y otro en Turismo 2.0 a los que os invito a uniros (Joan, soy consciente de tus contribuciones en uno de ellos).

David, si quieres que alguien se lea tu proyecto, y recibir feedback, cuenta conmigo.
Parte de mi actividad en el 2009 será precisamente la de utilizar mis conocimientos y contactos para ayudar a desarrollar empresas de innovación turística.

En este mismo blog podrás ver, en la entrada "Enfoque Profesional", las áreas de interés en las que pretendo centrarme.
Da la impresión de que tu proyecto podría caer dentro de alguna de ellas.

Quedo por tanto a tu disposición en:
alfcastellano@me.com